Los monjes del IVE

Home / Los monjes del IVE


La vida monástica en el IVE

Actualmente el IVE cuenta con 6 monasterios: Monasterio del Verbo Encarnado, en Los Coroneles, San Rafael (Argentina); Monasterio Nuestra Señora del Socorro, Tenerife (España); Monasterio de Nuestra Señora del Pueyo, en Barbastro (España); el Monasterio Madonna del Sorriso, en Canneto (Italia); Monasterio De la Sagrada Familia, en Séforis (Israel); Monasterio Beato Charles de Foucauld, en La Marsa (Tunez). Están además programadas las siguientes fundaciones monásticas: en Jordania (en el lugar del Bautismo del Señor) y en Filipinas.

Las SSVM cuentan con 6 monasterios, que al igual que los monasterios de la rama mascualina, cada uno reza de un modo especial por una intención particular, asignada por nuestro fundador, el P. Carlos Buela. En Argentina por la paz en el mundo; en Perú, por la santificación de los religiosos; en Estados Unidos por el pueblo judío; en Holanda, por la dignidad del hombre y para reparar las ofensas contra la Eucaristía. En Italia hay dos monasterios que rezan por la santificación de los sacerdotes (Velletri) y por la Unidad de la Iglesia (Pontinia).

Monasterio de Tenerife (España)

¿Para qué la Vida Monástica o Contemplativa? ¿Cuál es su fin en el IVE y en la Iglesia?

Compartimos algunos párrafos sobre la naturaleza y fin de la vida monástica tomados del Directorio de Espiritualidad del IVE:

“A semejanza del Verbo, que quiso vivir en el silencio de Nazareth durante treinta años, algunos de nuestros miembros se consagran a Él en el estado de vida contemplativa. Ellos quieren dedicarse a lo único necesario, han elegido la mejor parte. ‘¡Qué preciosa es la vida contemplativa a los ojos de Dios y de la Iglesia! Constituye una de las estructuras fundamentales de la santa Iglesia; ha estado presente en todas las fases de su historia dos veces milenaria, siempre fecunda en virtudes sólidas, siempre dotada de un misterioso y poderoso atractivo sobre las más elevadas y nobles almas’.

Y por eso mismo, están a la vanguardia de todas las obras de apostolado del Instituto, ya que con su vida de oración y penitencia obtienen del Señor las gracias necesarias para la salvación de muchas almas: ‘Los Institutos de vida contemplativa tienen importancia máxima en la conversión de las almas con sus oraciones, obras de penitencia y tribulaciones, porque es Dios quien, por la oración, envía obreros a su mies, abre las almas de los no cristianos para escuchar el Evangelio y fecunda la palabra de salvación en sus corazones’. A ellos se les aplican estas palabras de Santa Teresa: ‘Para esto (la salvación de las almas) Él os ha reunido aquí; ésta es vuestra vocación y vuestro deseo, éste es el motivo de vuestras lágrimas y de vuestras oraciones… El día en que vuestras oraciones, disciplinas, anhelos y ayunos no fueran dedicados a esto que os he dicho, no alcanzaréis -sabedlo- el fin por el que el Señor nos ha reunido aquí’.

Nuestros monasterios de vida contemplativa deben ser imanes de la gracia de Dios y pararrayos de su ira. ¡Ojalá pudiésemos multiplicarlos por todo el mundo! ‘La Iglesia y el mundo… necesitan… de una pequeña sociedad ideal donde reina, como fin, el amor, la obediencia, la inocencia, la libertad de las cosas y el arte de su buen empleo, la prevalencia del espíritu, la paz, en una palabra, el Evangelio’” (Directorio de Espiritualidad, 26).

SIGUIENTE: “CASA DE FORMACIÓN MONÁSTICA”

 

 


Santuario del Pueyo, Monasterio del Pueyo, Nuestra Señora del Pueyo, Pueyo de Barbastro, Mártires del Pueyo, Benedictinos del Pueyo, Santuario de nuestra señora de el pueyo, monasterio de nuestra señora de el pueyo, monasteriodelpueyo, El Pueyo de Barbastro